1/17/2016




    - Un día como otro cualquiera Lucía salió de sus casa para ir a trabajar y se cruzó con la misma gente que se cruzaba cada día. Con los vecinos del primero que no suelen saludar, con el panadero de la esquina que la mira con deseo hasta el punto de incomodarla, con la pareja de novios que parece que trabajan juntos pero que no se les ve muy unidos, y con él, el chico atractivo que lleva a su hijo al colegio cada mañana. De repente algo cambió ese día y después de un año cruzándose con el padre misterioso, éste le dedicó un saludo, una sonrisa y una caricia que estremeció todo el ser de Lucía. ¿qué pasó ese día?

    - Un día como otro cualquiera, Pierre, el profesor de francés se dispuso a dar su clase de los martes de las 17:00h con los cuatro alumnos de siempre. Raúl no paraba de hablar y de jugar con el móvil y entonces Pierre perdió la paciencia y tiró la silla con mucha rabia. ¿qué pasó ese día?

    - Un día como otro cualquiera, Lenna,la escritora más famosa de Suecia, una mujer con 5 libros publicados y millones de seguidores, salió a buscar la inspiración en su parque de siempre y al coger el boli y ver otra vez a aquella mujer llorando, fue incapaz de escribir ni dos palabras con sentido ¿qué pasó ese día?

    Nadie sabe lo que pasó ese día en la vida de esas personas, podemos imaginárnoslo y seguro que hay tantos finales como personas, pero nunca sabremos si estábamos en lo cierto o no (por muy claro que nos parezca). Son conjeturas, hipótesis, creencias, proyecciones...pero NO son verdades. Entonces, ¿por qué las interiorizamos como tales?.Muchas veces tendemos a dar por hecho cosas que no sabemos, jugamos a ser adivinos de unas vidas que no nos pertenecen, olvidándonos de la única que sí podemos cambiar para que no sea otro día cualquiera: la nuestra.

Posted on domingo, enero 17, 2016 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

2 comments

9/24/2015



Probablemente esta palabra nos suene ajena, como si no fuera con nosotros, y tras ojearla nos sigamos comportando de la misma manera durante treinta años más, porque descubrirla podría romper nuestros esquemas. Es curioso como tendemos a culpabilizar de nuestros errores a nuestro entorno, y de premiar nuestros logros a nosotros mismos. Es una cualidad muy típica del ser humano, osea que tranquilo/a, corroborado, NO eres un bicho raro, sólo un humano común que repite los mismos patrones durante décadas sin ser consciente de sus fallos; pero ya sabes lo que dice el aforismo jurídico “ la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento”. Afortunadamente las leyes de la vida no castigan tan duramente, o tal vez sí... Creo que indartimi nos ha estado pasando factura durante años, pero al inicio eran facturas de pequeñas cantidades: una pérdida de un amigo/a, un par de fracasos con un par de parejas, un par se suspensos, joder la adolescencia de un par de chavales/as, acumular un par de clientes perdidos, ser descartados/as en una entrevista de trabajo, proyectar una imagen equivocada de tí mismo/a, ahuyentar a personas a priori interesantes... al final resulta que las facturas se acumulan y las cuentas no salen. Y es que el precio a pagar por haber estado repitiendo el mismo error durante años puede ser más caro de lo calculado. Pero llegados a este punto sólo hay dos opciones: afrontar la deuda poco a poco, pidiendo ayuda, ahorrando un poco cada mes y practicando las buenas costumbres, o encerrar la deuda en el armario como si no existiese, y acumular intereses en cada pequeña pisada. Indartimi/ intimidar es sólo un ejemplo, tal vez tu deuda se llame de otra manera, pero si sospechas que la tienes, no dirijas la mirada hacia otro lado, o será la vida la que ya no te de crédito.

Posted on jueves, septiembre 24, 2015 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

4 comments

4/25/2015



Una profesora para celebrar la entrada de la primavera, salió de excursión al campo con sus alumnos de primaria y les dio una sola indicación:
-”Debéis encontrar algo relacionado con el amor”

Los niños empezaron a revolotear por los alrededores con cara de investigadores camuflados, mirándose los unos a los otros, copiando las ideas entre los pocos que ya se habían puesto en marcha para encontrar al amor. Después de 20 minutos, los niños empezaron a mostrar sus resultados:

-Piero, ¿qué nos has traído?- Dijo la profesora-.

-“Señorita yo he cogido una mariquita porque es bellissima y roja como el amor”.

-Laura, ¿a ti qué se te ha ocurrido coger para explicar el amor?

-Seño yo he traído la mitad de una castaña, la otra mitad me la he comido porque tenía un poco de hambre y la comida es amor ¿no? Al menos eso dice mi padre.

La profesora soltó una carcajada, le hizo mucha gracia las asociación de ideas de la pequeña.

-Y tú Iker, ¿Por qué no tienes nada? ¿ se te ha olvidado? -Le preguntó la profesora viendo la cara de extraño de sus pequeños compañeros.

-Señorita no sabía dónde encontrar al amor, pensé recopilar muchas cosas, pero al final decidí que coger cualquier ser vivo y apartarlo de su hábitat sería matarlo, y yo amo la naturaleza.

Así pues, Iker me enseñó que el amor no tiene edad y que hay tantos tipos de amor como personas, pero no todos los amores son igual de sanos. Yo quiero hombres como Iker, no quiero que sólo me quieran por mi apariencia de mariquita, o me coman como una castaña dejándome a medias ante el primer síntoma de hambre.Quiero que respeten los “espacios naturales” y que cuiden lo que tienen a su alrededor porque es así como florece el amor y aunque no te lo creas, es fácil reconocerlo, aceptarlo es lo complicado...



Posted on sábado, abril 25, 2015 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

4 comments

3/19/2015


Parece ser que esta especie se originó en África hace unos cuantos miles de años y que se fue expandiendo lentamente hasta llegar a Europa. No descubro nada nuevo si digo que esta especie pasó de tener sensaciones, a racionalizarlas hasta convertirnos en lo que somos hoy en día. Y mi pregunta es ¿somos de verdad humanos? Porque a veces pienso que venimos de marte. Y por ello, para entender lo qué somos, durante una semana analicé una serie de datos:

Lunes: Visita al médico. Cita a las 18:15h. A las 19:30 estaba a punto de entrar cuando de repente llegó una mujer acompañando a una señora en silla de ruedas y preguntó:

-¿Por qué hora van? (nadie saluda)
-Por las 18:15h (nadie da las gracias)
-¡Estupendo! Pues teníamos a las 17:30h, así que si tú tienes a las 18:15h pues vamos antes que tú.
-No señora, su hora pasó y se tendrían que esperar a que el resto entremos, llevamos 1h 45 minutos esperando.
-No lo veo bien, así que cuando salga el médico que decida él, y además voy con una persona en silla de ruedas, debería darte vergüenza. ( no le contesto por no ser maleducada)

Al salir el médico se le pregunta, y dice que si se le ha pasado el turno debe esperar. Me siento violentada por la situación y me parece increíble el chantaje emocinal de la mujer, me voy enfadada a casa.

Martes: Una amiga va a informarse para hacer un curso de postgrado.

-Buenas tardes, me gustaría saber el contenido del curso y el horario,aunque estoy un poco limitada, también querría saber precios y metodología por favor.

- Si estás limitada no creo que lo puedas hacer, y conocemos a nuestra competencia, todos tenemos el mismo horario, así que lo que tú veas. ( Ni gracias por venir, ni en qué podemos ayudarte, ni en qué estás limitada)...Mi amiga abandonó el centro sin ganas de hacer ese curso en ese centro.

Miércoles: Mi compañero de trabajo coge el bus.

-Buenos días (nadie contesta)
-Perdone sólo tengo un billete de 20€( se puede pagar con billetes de 20€ y el cliente ya le avisa)
-Me vas a fastidiar, siéntate y ahora te cambio
Mi compañero llega al trabajo con cara de enfado y sólo son las 09:00h

Jueves: Dos camareros vecinos,(uno joven y otro mayor) reparten flyers para invitar a los clientes a sus locales.

- ¡Quita de aquí, no ves que he empezado yo antes! (no hay un saludo, no hay un disculpa, no hay una pregunta)
-Creo que la calle es de todos, estoy trabajando igual que tú.
-¡Tú no sabes con quién estás hablando estúpido! (nadie le había insultado)
-Pues con un camarero como yo, ¿me vas a pegar o qué?
Estas dos personas se acabaron pegando en el centro de la ciudad, hubieron heridas graves y tuvo que venir la policía, estaban fuera de sí.

Del viernes, sábado y domingo tengo más datos, pero seguro que ya tenéis más que suficiente y habéis sacado vuestras propias conclusiones.

Hay semanas en las que me cuesta creer que todos somos humanos. Dicen que algunas cualidades que nos diferencian de los animales son: bondad, generosidad, educación, tolerancia, coherencia, aprendizaje...y no sé cuál es la causa ,pero están empezando a desaparecer, y es un dato a tener en consideración.La agresividad se está implantando en cada uno de nuestros movimientos sin tener a priori ninguna razón para ello,¿ o sí? ¡Pues a racionalizarlas y a modificarlas, que hace siglos que no somos monos, sino humanos!

Posted on jueves, marzo 19, 2015 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

2 comments

2/23/2015



Tenía curiosidad por saber cuáles habían sido los gustos de los seguidores, así que os adelanto este gráfico.¿Cuál creéis que ha sido el cuento más escuchado? ¿ y el que menos? Vosotros podéis cambiar estos números.A día de hoy en primera posición estaría la balanza de la realeza, en segundo lugar se situaría por qué los domingos por el fútbol me abandonas y en tercer lugar un jinete inexperto.Un puzzle de más de una pieza, la primera obra, ha sido desbancada al cuarto lugar.En otros meses os contaremos más estadísticas...

Posted on lunes, febrero 23, 2015 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

No comments

2/16/2015



Existen varias películas bajo este mismo título, pero yo voy a inspirarme en aquella que fue rodada en los años 30 con los mejores actores de reparto de la época; y es que ya se sabe, lo clásico nunca muere.

Dicen que el ser humano está preparado para todo, pero yo discrepo. Hay algo a lo que el ser humano no ha llegado a acostumbrarse nunca, aunque a priori la especie haya evolucionado bastante.Cuando empezamos nuevos retos deportivos, nuevos trabajos, intentamos conquistar a una persona, ofrecemos regalos, etc hay un denominador común.Me explico con ejemplos.Si alguno de vosotros alguna vez ha participado en algún evento deportivo seguro que uno de sus primeros pensamientos ha sido: “ por favor que no llegue el último”.O si trabajáis bajo presión, o con objetivos, se os habrá pasado por la cabeza “ por favor que no sea el más flojo de la oficina”.O incluso en el mundo del coqueteo hemos pensado “ por favor, si no quiere estar conmigo, al menos que no se vaya con esa persona”. O algo tan banal como hacer un regalo, nos han podido aparecer ideas del tipo “ por favor que mi regalo no sea el más barato de todos”.
Nos tomamos la mayoría de las facetas de la vida como una competición, y así es difícil que nos relajemos y disfrutemos, o nos centremos en lo importante de las pequeñas cosas. Al ser humano le gusta ganar, pero hay una cosa que no soporta, y eso es perder. Podemos no ganar, pero no podemos permitirnos perder. Mientras este pensamiento tenga este valor en nosotros, veremos sólo una parte de la realidad. ¿ es más importante participar en un nuevo reto y disfrutar de él, o presionarte con no llegar el último? ¿es más importante fijarte en lo que hacen tus compañeros de trabajo, o centrarte en hacer bien tu trabajo? ¿es más importante con quién termina una persona que te gusta, o entender que no podemos gustar a todos? ¿ es más importante que nuestro regalo no sea el más barato, o regalar según nuestras posibilidades, gustos y cercanía con la persona a la que le ofrecemos nuestro detalle? Soy consciente de que vivimos en sociedad y tendemos a compararnos, pero ¿ es necesario hacerlo constantemente? ¿ El no perder supera a todo lo demás?Yo tengo mis respuestas claras, pero nunca me había parado a pensar que desde los años 30 hasta ahora hubiéramos progresado tan poco y nuestro enemigo público número uno estuviese en nuestras mentes y no en las pantallas.Pero ya se sabe, lo clásico nunca muere y a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Posted on lunes, febrero 16, 2015 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

4 comments

1/26/2015

Me parece una opción acertada a la hora de elegir un buen candidato que nos represente, independientemente del partido con el que simpaticemos. Es una alternativa más transparente y motiva a los participantes a ser más creativos con sus programas y sus equipos de trabajo. Pero como todo sistema de elección, no está exento de riesgos.

Las elecciones “primarias” nos condicionan la vida: ¿trabajar o estudiar?¿ hacer un módulo o ir a la universidad? ¿ tener animales o no? ¿ tener pareja, amantes, o incluso las dos cosas a la vez? ¿romper una amistad? ¿ continuar con el trabajo? ¿tener o no tener hijos? ¿luchar por alguien? ¿comprarse una casa o vivir de alquiler? ¿ confesar un secreto?. ..Estoy convencida que éstas son algunas de las elecciones por las que hemos podido pasar la mayoría de nosotros en algún momento de nuestra vida.Pero cada uno las ejecutará según haya sido su modelo de aprendizaje:

-Unos serán muy rápidos. Este grupo estaría representado por aquéllos candidatos que saben lo que quieren en la vida, que se autoconvencen con el discurso y eligen con firmeza, aún sin saber si están en lo cierto, haciéndose responsables de sus decisiones y con un porcentaje de éxito muy elevado.

-Otros necesitarán más tiempo. Este grupo estaría representado por aquéllos candidatos que no saben lo que quieren, pero tienen clarísimo lo que no quieren, así que por descarte eligen y para sorpresa de muchos votantes, resulta que llegan a la misma conclusión que los primeros rivales, sólo que con mayor dificultad y con otro punto de vista motivado por las vivencias .

-Y en el último escaño estarán los que no votan pero se quejan. Ésos que se detienen delante de cada propuesta, piensan una y otra vez en si estarán en lo cierto, meditarán hasta no tener más ideas y después de todo, pasarán a otro punto del programa sin al final haber elegido nada.

Una vez leí que “somos nuestras decisiones” y me pareció exagerado e incluso injusto para algunas personas. Sin embargo, después repasé algunos ejemplos y resultó ser una frase más acertada de lo que pensaba. No existe peor decisión que la indecisión,al menos usemos nuestro poder de elección ya que para algo se nos ha concedido.Además, bien usada esa papeleta nos puede llevar a lugares-vivencias increíbles. ¿ y si te equivocas qué? Pues ya lo sabes para las próximas elecciones, pero por favor ¡qué no sean dentro de 4 años!

Posted on lunes, enero 26, 2015 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

2 comments

12/31/2014


Qué cantidad de platos pasan por nuestro paladar en estas fechas: milhojas de foie, embutidos, pavo, cordero, verduras, mariscos, tablas de quesos, piña, flanes, turrones…Nos lo comemos todo sin antes haber preparado a nuestro organismo para ello,( y luego vienen los madres mías) y si además conocemos al cocinero, nos fiaremos de su buen hacer con los ojos cerrados, tanto como nos fiamos de algunos amigos, de algunas parejas o de algunos miembros de la familia; productos básicos para hacer un buen estofado de navidad. ¿Pero qué pasa cuándo te cocinan un menú que no te gusta?. Pues que probablemente te lo comas porque eres educado, pero experimentarás la desilusión, esa sensación negativa que vives porque algo no corresponde con lo que esperabas, Pero te repondrás rápidamente, será un “empacho” sin importancia porque aparecerán otras ilusiones y porque tener una ilusión no significa que se vaya a cumplir, ya que jugamos con la incertidumbre. Sin embargo, el sentimiento es muy diferente si un chef de honorable reputación para ti, te cocina un primer plato y casi sin darte cuenta, y sin haber preparado tu organismo, te lo planta en la mesa y lees “decepción en su punto con salsa de puerros”. 

Hay gente que puede confundir la desilusión con la decepción, pero tienen sabores y texturas muy diversas, y hay que probar las dos para apreciar los matices. Una decepción no viene de una persona cualquiera, sino de alguien que valoras con todo tu corazón. Una decepción es una verdad que se rompe, es algo que aprendiste durante años que se cocinaba de una manera y de repente no tiene nada que ver. Una decepción no es necesaria, se digiere mal, te crea indigestiones difíciles de curar con una cucharadita de bicarbonato, porque se extienden por todo tu ser creándote un malestar general. Una decepción te deja con cara de tonto, en tierra de nadie, batiéndote entre la rabia, la impotencia y el desengaño. Y el desengaño no es un buen menú para ningún comensal. Así que estas navidades disfruta, pide y toma lo que quieras, pero cuidado con los estafados de navidad, que no te den gato por liebre y afina tu exquisito paladar.

Posted on miércoles, diciembre 31, 2014 by SI ME ESCUCHAS TE LO CUENTO

2 comments